miércoles, 31 de diciembre de 2008

La pascua: Liberación en el Mesías

El éxodo

Objetivos generales

• Que el lector vea que cada relato de la Palabra de Dios da testimonio de Jesucristo
• Que el lector llegue a un proceso de fe y acción en cada uno de los relatos presentados
• Que el lector tenga una noción general de la Biblia en un sentido histórico y geográfico que lo posicione para poder interpretarla en el contexto en el que fue escrita para aplicarla en el día de hoy de la mejor manera posible

Versículos centrales

Éxodo 12:12 Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias, y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo, Jehová.

12:13 "La sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; veré la sangre y pasaré de largo ante vosotros, y no habrá entre vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto.

12:22 Y tomad un manojo de hisopo, y mojadlo en la sangre que estará en un lebrillo, y untad el dintel y los dos postes con la sangre que estará en el lebrillo; y ninguno de vosotros salga de las puertas de su casa hasta la mañana.

Enseñanzas centrales

• Dios obró en la Persona de Jesús de Nazaret la más grande de las liberaciones. La liberación del pecado por medio de la fe en la sangre de Cristo, el Cordero de Dios.
• El opresor (Satanás, el destructor) no tiene entidad para ejercer dominio ni poder sobre los creyentes(1) . Dios liberta del opresor por medio de la sangre de su Hijo.
• Se espera de la comunidad de creyentes que es la iglesia el hacer el bien y la ayuda mutua porque “de tales cosas se agrada Dios” dice el Espíritu Santo por medio del escritor de la carta a los Hebreos. Es notable que hable de este sacrificio de ayuda mutua y de hacer el bien inmediatamente después de haber hablado del sacrificio de sangre hecho por Jesucristo(2) .

Objetivos específicos

Dejar como mensaje central que:
• Jesús es nuestra Pascua, Él es el Cordero anunciado por Juan el bautista.
• Nuestra fe en su sangre derramada por nuestros pecados nos libra de la muerte eterna.
• Nuestra fe en su sangre nos da la victoria sobre el enemigo.
• Se espera que nuestra fe en Jesús de Nazaret sea vivida sin la levadura del pecado, sin malicia ni maldad. Se espera que sea con sinceridad y en verdad

Éxodo 12

Éxodo 12:1 (3) Habló Jehová a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, y les dijo:
12:2 "Este mes será para vosotros el principal entre los meses; os será el primero de los meses del año.(4)
12:3 Hablad a toda la congregación de Israel, y decid: “El día diez de este mes tomará cada uno un cordero(5) según las familias de los padres, un cordero por familia.
12:4 Pero si la familia es demasiado pequeña, que no baste para comer el cordero, entonces él y el vecino más cercano a su casa tomarán uno según el número de las personas; conforme al comer de cada hombre os repartiréis el cordero.
12:5 El animal será sin defecto(6) , macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras.
12:6 Lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes.(7)
12:7 Tomarán de la sangre(8) y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer.
12:8 Esa noche comerán la carne asada al fuego y panes sin levadura(9) ; con hierbas amargas lo comerán.
12:9 Ninguna cosa comeréis de él cruda ni cocida en agua, sino asada al fuego; comeréis también su cabeza, sus patas y sus entrañas.
12:10 Ninguna cosa dejaréis de él hasta la mañana; y lo que quede hasta la mañana, lo quemaréis en el fuego.
12:11 Lo habéis de comer así: ceñidos con un cinto, con vuestros pies calzados y con el bastón en la mano; y lo comeréis apresuradamente. Es la Pascua de Jehová.(10)
12:12 Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias, y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo, Jehová.
12:13 "La sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; veré la sangre(11) y pasaré de largo ante vosotros,(12) y no habrá entre vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto.(13)
12:14 Este día os será memorable, y lo celebraréis como fiesta solemne para Jehová durante vuestras generaciones; por estatuto perpetuo lo celebraréis.
12:15 Siete días comeréis panes sin levadura. El primer día haréis desaparecer toda levadura de vuestras casas, porque cualquiera que coma algo leudado desde el primer día hasta el séptimo, será eliminado de Israel.
12:16 El primer día habrá santa convocación, y asimismo en el séptimo día tendréis una santa convocación. Ninguna obra se hará en ellos, excepto solamente que preparéis lo que cada cual haya de comer.
12:17 Guardaréis la fiesta de los Panes sin levadura, porque en ese mismo día saqué vuestras huestes de la tierra de Egipto; por tanto, guardaréis este mandamiento a lo largo de vuestras generaciones como una costumbre perpetua.
12:18 En el mes primero comeréis los panes sin levadura, desde el día catorce del mes por la tarde hasta el veintiuno del mes por la tarde.
12:19 Durante siete días no se hallará levadura en vuestras casas, porque cualquiera que coma algo leudado, tanto extranjero como natural del país, será eliminado de la congregación de Israel.
12:20 Ninguna cosa leudada comeréis; en todas vuestras habitaciones comeréis panes sin levadura(14) .
12:21 Moisés convocó a todos los ancianos de Israel y les dijo: “Salid y buscad corderos para vuestras familias, y sacrificad la pascua.
12:22 Tomad un manojo de hisopo(15) , mojadlo en la sangre que estará en un lebrillo, y untad el dintel y los dos postes con la sangre que estará en el lebrillo. Que ninguno de vosotros salga de las puertas de su casa hasta la mañana,
12:23 pues Jehová pasará hiriendo a los egipcios, y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes, pasará Jehová de largo por aquella puerta, y no dejará entrar al heridor(16) en vuestras casas para herir.
12:24 Guardaréis esto por estatuto para vosotros y para vuestros hijos para siempre.
12:25 Cuando entréis en la tierra que Jehová os dará, como prometió, también guardaréis este rito.
12:26 Y cuando os pregunten vuestros hijos: “¿Qué significa este rito?",
12:27 vosotros responderéis: “Es la víctima de la Pascua de Jehová, el cual pasó por encima de las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a los egipcios y libró nuestras casas.
Entonces el pueblo se inclinó y adoró.
12:28 Luego los hijos de Israel fueron e hicieron puntualmente tal como Jehová había mandado a Moisés y a Aarón.
12:29 (17) Aconteció que a la medianoche Jehová hirió a todo primogénito(18) en la tierra de Egipto, desde el primogénito del faraón que se sentaba sobre su trono hasta el primogénito del cautivo que estaba en la cárcel, y todo primogénito de los animales.
12:30 Se levantó aquella noche el faraón, todos sus siervos y todos los egipcios, y hubo un gran clamor en Egipto, porque no había casa donde no hubiera un muerto.
12:31 E hizo llamar a Moisés y a Aarón de noche, y les dijo:
--Salid de en medio de mi pueblo vosotros y los hijos de Israel, e id a servir a Jehová, como habéis dicho.
12:32 Tomad también vuestras ovejas y vuestras vacas, como habéis dicho, e idos; y bendecidme también a mí.
12:33 Los egipcios apremiaban al pueblo, dándose prisa a echarlos de la tierra, porque decían: “Todos moriremos".
12:34 Y llevó el pueblo su masa antes que fermentara, la envolvieron en sábanas y la cargaron sobre sus hombros.
12:35(19) E hicieron los hijos de Israel conforme a la orden de Moisés, y pidieron a los egipcios alhajas de plata y de oro, y vestidos.
12:36 Jehová hizo que el pueblo se ganara el favor de los egipcios, y estos les dieron cuanto pedían. Así despojaron a los egipcios.
12:37 Partieron los hijos de Israel de Ramesés hacia Sucot (20) . Eran unos seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños.
12:38(21) También subió con ellos una gran multitud de toda clase de gentes, ovejas y muchísimo ganado.
12:39 Cocieron tortas sin levadura de la masa que habían sacado de Egipto, pues no había leudado, porque al echarlos fuera los egipcios no habían tenido tiempo ni para prepararse comida. (22)
12:40(23) El tiempo que los hijos de Israel habitaron en Egipto fue de cuatrocientos treinta años.
12:41 El mismo día en que se cumplían los cuatrocientos treinta años, todas las huestes de Jehová salieron de la tierra de Egipto.
12:42 Es noche de guardar para Jehová, por haberlos sacado en ella de la tierra de Egipto. Esta noche deben guardarla para Jehová todos los hijos de Israel a lo largo de sus generaciones.
12:43 Jehová dijo a Moisés y a Aarón:
"Esta es la ley para la Pascua: ningún extraño comerá de ella.
12:44 Pero todo siervo humano comprado por dinero comerá de ella, después que lo hayas circuncidado.
12:45 El extranjero y el jornalero no comerán de ella.
12:46 Se comerá en una casa, y no llevarás de aquella carne fuera de ella ni le quebraréis ningún hueso(24) .
12:47 Toda la congregación de Israel lo hará.
12:48(25) Si algún extranjero habita contigo y quiere celebrar la Pascua para Jehová, que le sea circuncidado todo varón, y entonces la celebrará, pues será como uno de vuestra nación; pero ningún incircunciso comerá de ella.
12:49 La misma ley regirá para el natural y para el extranjero que habite entre vosotros".(26)
12:50 Así lo hicieron todos los hijos de Israel. Tal como mandó Jehová a Moisés y a Aarón, así lo hicieron.
12:51 Y en aquel mismo día sacó Jehová a los hijos de Israel de la tierra de Egipto por grupos.

Preguntas al texto

1- ¿En que situación se encontraba el pueblo de Israel en Egipto?

Las respuestas pueden tener una o varias opciones.

a. Felices
b. Cómodos
c. Oprimidos
d. Esclavizados
e. Indiferentes
f. Doloridos
g. Con bronca
h. Esperanzados
i. Indignados


2- Utilice el pasaje de Éxodo 3 que figura en la nota al pie para verificar que su respuesta anterior haya sido correcta(27) . Escriba la respuesta con sus propias palabras.




3- Según su opinión de acuerdo al pasaje recién leído de Éxodo 3: ¿Es agradable para Dios que un hombre oprima a otro?

a. Sí
b. No se
c. Depende
d. Si es egipcio está mal que sea opresor
e. Si es israelita está bien que sea opresor
f. No está bien en ningún caso
g. La opresión no tiene raza, ni color, ni jerarquías culturales, ni jerarquías sociales, ni edad, ni sexo.
h. Otra respuesta que se le ocurra


4- ¿Encuentra alguna relación entre lo que vimos recién y el siguiente pasaje del Nuevo Testamento? Explique brevemente que relación encuentra.

“Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer, porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.
Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente descendientes de Abraham sois, y herederos según la promesa.” Gal 3:28 - 29






5- ¿Hay alguna diferencia entre un creyente perfumado, bien vestido, con su billetera cargada y otro creyente pobre y con ropas no tan “pulcras”?
¿Cuál de los dos está más oprimido por las circunstancias de la vida? Analícelo de acuerdo al siguiente pasaje y luego conteste, por favor.

“Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas.
Si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso,
Y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le decís: “Siéntate tú aquí, en buen lugar", y decís al pobre: “Quédate tú allí de pie", o "Siéntate aquí en el suelo",[4]
¿No hacéis distinciones entre vosotros mismos y venís a ser jueces con malos pensamientos?
Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo,[5] para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que lo aman? “Santiago 2: 1 – 5.








6- A la luz de lo que usted conoce de las Escrituras y de su propia experiencia: ¿Qué es ser libre?





7- ¿Usted cree que en este mundo se puede ser verdaderamente libre?











8- Y según lo que dice Jesús en el siguiente versículo: “Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos;
Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres. Juan 8:30 - 31
¿De qué estaba hablando Jesús, de una libertad interior, de una libertad política o de ambas?





9- Si Dios nos liberó a través de Cristo que querrá hacernos ver Satanás para estorbar en nuestro peregrinaje:
Las respuestas correctas pueden ser: una, varias, todas o ninguna.

a. Que no somos salvos
b. Que somos culpables de algún pecado imperdonable
c. Que no tenemos que cumplir con lo que Dios dice ya que estamos en la gracia
d. Que somos de lo mejor dentro de la iglesia
e. Que tenemos dones superiores a los demás
f. Que podemos hacer las cosas mejor que los demás
g. Nos hará ver los defectos de nuestros hermanos
h. Nos hará creer que somos demasiada poca cosa
i. Que hay otro que pueda hacer lo que a mi me toca
j. Que somos todavía esclavos del pecado
k. Que el sacrificio de Cristo no es suficiente
l. Hace tanto tiempo que murió Jesús
m. Que el sacrificio de Jesús tiene que ser acompañado de alguna otra cosa, por ejemplo una religión y alguna que otra buena obra para ser aceptados por Dios.





10- ¿Usted pagaría carísimo algo que no le interesa?

a. Sí
b. No



11- ¿Pagaría Dios tan cara nuestra liberación del pecado si no le interesáramos?

a. Sí
b. No


12- Preguntas finales: ¿Cuál es el valor de la vida del ser humano? ¿Cuál es el valor de la libertad del hombre? ¿Hasta donde estaba dispuesto a ir Dios en esto de ponerle precio a nuestra salvación? ¿Qué valoración hace Dios de la vida de un ser humano, sea quien sea?







Reflexión final

El valor de nuestra vida no depende de nuestra opinión, de la opinión de nuestros padres, ni de la opinión de nuestros amigos, ni de la opinión de nuestras parientes. El valor de nuestras vidas está dado por el valor que Dios mismo le puso a nuestro rescate del poder de Satanás, del imperio del mal y de la muerte.
Dios mismo hace la valoración y por decirlo de alguna manera le pone “precio”. Sin embargo este “precio” no se puede apreciar porque excede toda lógica y toda posibilidad de ser dimensionado, medido. El “precio” que Dios le puso a nuestra vida es infinito: Es la vida del Cordero sin mancha y sin pecado. Es la vida de su Unigénito, su Único Hijo.
Dios no escatimó ni a su propio Hijo sino que lo dio por nosotros.
Este es el significado básico y elemental de la pascua: El Cordero de Dios es sacrificado en mi lugar.
Si para Él somos valiosos y tenemos una misión importante que hacer dejemos de escuchar a otros y de escucharnos a nosotros mismos en todo aquello que niegue su Palabra y el valor que Dios le da a nuestras vidas y seámosle obedientes. La vida del mundo (humanidad) vale el sacrificio del Hijo de Dios, nada más y nada menos. Tu vida vale el sacrificio del Hijo de Dios, nada más y nada menos.

El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? Rom 8:32

Notas al pie:
Y despojó a los principados y a las autoridades y los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. Col 2:15
Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta.
Salgamos, pues, a él, fuera del campamento, llevando su oprobio,
porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir.
Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.
Y de hacer el bien y de la ayuda mutua no os olvidéis, porque de tales sacrificios se agrada Dios. Heb 13:15 - 16

12.1--13.22 Los dos caps. siguientes presentan una estructura bastante compleja, porque en ellos se combinan las prescripciones relativas al culto y los textos narrativos. Las prescripciones rituales describen primero la fiesta de la Pascua, en su doble aspecto de banquete sagrado familiar y de empleo de la sangre como signo protector (Ex 12.2-14,21-27,43-49); luego vienen las normas relativas a la celebración de la fiesta de los Panes sin levadura, que prolonga la Pascua (12.15-20; 13.3-10), y, por último, se añaden las normas que prescriben la consagración al Señor de los hijos mayores o primogénitos (13.1-2,11-16). Los textos narrativos, por su parte, relatan primero la décima plaga (12.29-36) y luego la salida precipitada de los israelitas (12.37-42) hasta los bordes del desierto (13.17-22). Ambas partes están estrechamente unidas, porque las fiestas conmemoraban lo que había hecho el Señor en favor de su pueblo (12.14,26-27; 13.8-10).
12.2 El primero de los meses: el de Abib (marzo-abril; cf. Ex 13.4), llamado también de Nisán (cf. Neh. 2.1; Est. 3.7).
Al siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: “¡Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo! Juan 1:29
sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación. 1Pe 1:19
12.6 Entre las dos tardes: Expresión que se refiere al período entre la puesta del sol y la noche propiamente dicha.
Ellos lo han vencido por medio de la sangre del Cordero
y de la palabra del testimonio de ellos,
que menospreciaron sus vidas hasta la muerte. Apocalipsis 12:11
Levadura, masa agria, en un alto grado de fermentación. Se usaba generalmente para hacer pan. Se precisaba de tiempo para llevar a cabo el proceso. Por ello, cuando se tenía que preparar comida a corto plazo, se usaban tortas sin levadura (p. ej., Gen_18:6; 19.3; Exo_12:8). Los israelitas tenían prohibido utilizar levadura durante siete días durante la Pascua, para que recordaran que el Señor los sacó de Egipto «apresuradamente» (Deu._16:3; cf. Exo_12:11). El pan sin levadura, de sabor insípido, les debía recordar también sus aflicciones, y la necesidad de juicio propio, y recibe el nombre de «pan de aflicción». La levadura estaba prohibida en todas las ofrendas al Señor mediante fuego (Lev_2:11; 6.17). Teniendo su origen en la corrupción y extendiéndose a toda la masa de aquello en lo que se mezclaba, y por ello simbolizando el carácter contaminante del mal, la levadura estaba totalmente fuera de lugar en las ofrendas que tipificaban el sacrificio propiciatorio de Cristo. En el AT la levadura no se usa en sentido metafórico. En el NT se usa: (a) metafóricamente: (1) de doctrina corrompida (Mat._13:33; Luc._13:21, de error mezclado con la verdad; no existe ninguna razón válida para considerar este símbolo de manera distinta que en el resto del NT; Mat._16:6,11; Mc 8.15a; Luc_12:1). El hecho de que el Reino de los Cielos sea asemejado a la levadura no significa que el Reino sea levadura. La misma declaración, hecha en otras parábolas, muestra que es la parábola entera la que constituye la similitud del Reino. La historia de la cristiandad confirma el hecho de que la masa pura de la doctrina de Cristo ha sido adulterada con error; (2) de prácticas corrompidas (Mc 8.15b), siendo la referencia a los herodianos de especial aplicación a su irreligión (1Co_5:7,8); (b) literalmente (Mat._16:12), y en las afirmaciones generales de 1Co_5:6 y Gl 5.9, donde las aplicaciones implícitas son a prácticas y doctrinas corrompidas, respectivamente.
Nota: Para azumos, «pan sin levadura», véase PAN. B. Verbo zumoo (zumovw, 2220) significa leudar, actuar como levadura; voz pasiva en Mat._13:33 y Luc_13:21; voz activa en 1Co_5:6 y Gl 5.9.

12.11 Es la Pascua de Jehová: La fiesta de la Pascua, por estar relacionada con la liberación de los israelitas de su esclavitud en Egipto, es la conmemoración anual más importante para el pueblo judío (cf. Lv 23.5; Nm 9.1-5; 28.16; Dt 16.1-2). En el NT adquiere un significado especial para los cristianos, ya que se interpreta como figura de la obra redentora de Cristo, el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo (Jn 1.29). Cf. especialmente Mt 26.2-29; 1 Co 5.7; 1 P 1.18-19, y véanse Jn 19.14 n.; 19.36 n.

Por tanto, mirad por vosotros y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre, Hechos 20:28

Pero sabemos que todo lo que la Ley dice, lo dice a los que están bajo la Ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios,
porque por las obras de la Ley ningún ser humano será justificado delante de él, ya que por medio de la Ley es el conocimiento del pecado.
Pero ahora, aparte de la Ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la Ley y por los Profetas:
la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él, porque no hay diferencia,
por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios,
y son justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,
a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, Ro. 3:19 – 25

Con mucha más razón, habiendo sido ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira, Ro. 5:9

Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. Heb 2:14 - 15

12.13 Pasaré de largo ante vosotros: La palabra Pascua (Hebreos pesaj) se asocia con el verbo pasaj, que significa "saltar", "pasar por alto" o "pasar de largo". Cf. v. 27.
12.15 La fiesta de los Panes sin levadura (v. 17), que duraba siete días y seguía inmediatamente a la Pascua, llegó a considerarse como parte de ella (Dt 16.1-8). Cf. también Lv 23.6-8; Nm 28.17-25.

Esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos.
Actuad como personas libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios. 1Pe 2:15 - 16
12.22 Hisopo: arbusto cuyas ramas, preparadas en forma de manojos, se utilizaban para rociar con algunos líquidos. Véase Sal 51.7 nota e.
12.23 El heridor es el encargado de ejecutar la decisión del Señor (cf. v. 12 y 29). Probablemente se trata de un ángel como el de 2 S 24.16-17. Cf. 1 Co 10.10; Heb. 11.28.
12.29-36 El texto retoma el estilo narrativo para relatar la décima plaga, ya anunciada en Ex 11.4; 12.12.
12.29 Cf. Ex 4.22-23.
12.35-36 Cf. Ex 3.21-22; 11.2-3; Sal 105.37.
12.37 Sucot: localidad egipcia situada probablemente al sudeste de Ramesés; pero véase Ex 14.2 n.
12.38 Este v. es muy importante para reconstruir la historia de la formación del pueblo de Israel. A la salida de Egipto, el pueblo de Israel estaba integrado no solamente por los descendientes directos de Jacob, sino que a ellos se les había agregado una gran multitud de toda clase de gentes.



12.39 Cf. v. 34; Dt. 16.3.
12.40-41 Cuatrocientos treinta años: Cf. Gn 15.13-16; Hch 7.6, y véase Gn. 3.17 n.
12.46 Cf. Nm. 9.12; texto citado en Jn 19.36.
Hablando de la crucifixión de Jesús dice: “…pues estas cosas sucedieron para que se cumpliera la Escritura: “No será quebrado hueso suyo". Juan 19:36
12.48-49 Cf. Nm 9.14.
13.1-2 Esta ley se asocia a la Pascua en razón de la décima plaga, que abatió a los primogénitos de Egipto pero no afectó a los primogénitos de Israel. Esta ley se cita en Lc 2.23. Cf. además Ex 22.29-30; 34.19-20; Nm 3.13.

Dijo luego Jehová:
Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus opresores, pues he conocido sus angustias.
Por eso he descendido para librarlos de manos de los egipcios y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a una tierra que fluye leche y miel,[6] a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo.[7]
El clamor, pues, de los hijos de Israel ha llegado ante mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen. Exo 3:7 – 9

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada